Share this post

  • Administra a la perfección tu tiempo en vacaciones. Recuerda, al volver ya será solo el último jalón antes de acabar el semestre.

Ya están aquí. Después de semanas de interminable espera, de escuchar el tema repetirse una y otra vez por los pasillos de la universidad, y de llevar la cuenta en reversa de los días faltantes, las vacaciones de Semana Santa finalmente llegaron.

Este periodo de descanso es uno de los predilectos de todo lasallista, no sólo porque tenemos esa semana extra de vacaciones que muchas universidades no contemplan en su calendario, sino porque es la respuesta a la plegaria colectiva que suplica una pausa en el semestre para recuperar el aliento, recobrar fuerzas, y ponerse al día con todo el trabajo pendiente.

Para celebrar que la ansiada tregua entre el semestre y los estudiantes finalmente arribó, en esta nota te damos algunos consejos para que disfrutes tus vacaciones al extremo, sin que el regreso a clases implique una crisis por dejar todas tus entregas para la última hora.

8- Adelanta tus pendientes lo más que puedas

Como lo mencionamos antes, el descanso de primavera llega como caído del cielo tras meses de entregas a más no poder. No obstante, la promesa de las vacaciones, sumada a la fatiga acumulada del semestre, generalmente resulta en una creciente aversión a las tareas y proyectos que tienen fecha de entrega hasta el regreso a clases.

Si bien es muy tentador dejar que la tarea se acumule para el tiempo de asueto, apilar demasiados pendientes resultará contraproducente; después de todo, a nadie le gusta encerrarse a trabajar cuando el resto del mundo está dándose un respiro.

Por eso, el truco está en no dejarse dominar por el impulso de que es más fácil dejarlo todo para vacaciones, administrar las entregas más pendientes y las más complejas, y comenzar el receso con una idea clara y avanzada de los proyectos a realizar, de tal forma que el esfuerzo se reduzca al mínimo.

7- Ten presente que el semestre aún no acaba

 

Este apartado no necesita mucha más explicación. Es verdad que todos adoramos tener tiempo libre en nuestras manos y levantarnos tarde para variar. Sin embargo –a diferencia del final de semestre– después de Semana Santa las clases retoman su curso como si ninguna pausa hubiera ocurrido.

Por ello, es importante que le des a los proyectos pendientes la importancia que se merecen; las vacaciones no les quitan peso dentro de tu calificación, ni vuelven al resto del semestre menos significativo.

¡Pero no sufras! Siempre que te administres con cuidado, los trabajos terminarán por salir bien, y tus clases serán todo un éxito.

6- Tómate una semana, luego vuelve al trabajo

 

Si buscas un lifehack fácil, útil y concreto para relajarte y no dejar de lado las entregas pendientes, esta opción te puede agradar.

Ya que tenemos dos semanas de descanso, el truco consiste en utilizar una de ellas para sacudirte el cansancio, salir a divertirte, ver todo el día series Netflix, y todo lo que quieras; mientras que en la segunda deberás dedicarle todo tu tiempo al trabajo. Una vez completamente relajado, te será más sencillo retomar tus entregas y concentrarte al cien en tu labor, así terminarás más rápido y realizarás productos de mayor calidad.

5- O en su defecto, aprovecha el momentum

 

Por otra parte, si eres de esas personas que, una vez relajada, no puede recuperar el ritmo de trabajo, posiblemente te sea mucho más útil aplicar el consejo a la inversa.

Toma ventaja de los primeros días de Semana Santa, cuando tu cerebro aún se está acoplando a la idea de no estar en clase. Con la inercia de la rutina de trabajo todavía en tu mente, podrás adelantar una cantidad importante de trabajo antes de que quedes completamente en mood descanso. El truco está en no concentrarte en la palabra “vacaciones” mientras te ocupas en tus tareas.

4- Disfruta de los placeres culinarios de Semana Santa

 

Como muchos saben, según la tradición católica la Semana Santa es el punto culminante del tiempo cuaresmal, mismo que se caracteriza, entre otras cosas, por la prohibición de comer carne roja los viernes.

Esto quiere decir que muchos lugares –algunas cadenas de restaurantes y comida rápida incluidas– incorporan opciones diferentes sin carne roja en su menú, como caldo de camarón, romeritos, bacalao, tortitas de papa o plátano, y hasta mariscadas.

Estos suculentos platillos en definitiva son uno de los mejores elementos del descanso de primavera. Por eso, ¡aprovecha las vacaciones para deleitar tu paladar con todas las opciones que encuentres!

3- Aprovecha tu tiempo libre de todas las formas posibles

 

Una vez más, esto no quiere decir que dejes tus entregas de lado; sin embargo, tampoco dejes que ellas definan tus vacaciones.

Ve al cine, sal con tus amigos a Six Flags, despiértate tarde, ve la serie que llevabas meses postergando, realiza actividades al aire libre y, sobre todo, haz todo aquello que te gusta. El objetivo de las vacaciones es que recobres tu vitalidad para después atacar los aterradores finales con todo, así que saca todo el provecho que puedas de ellas.

2- Si vas a viajar, deja los cuadernos en casa

 

Por supuesto, esto solamente aplica si no vas a viajar las dos semanas del receso, en cuyo caso, lo más seguro es que tengas que sacrificar tiempo de diversión para realizar tus entregas.

Cada viaje es una experiencia única, irrepetible, y que cambia tu perspectiva de la vida en más de una forma; no importa si dura una semana o un año. Traer contigo el material para hacer tarea solamente servirá para restringir todas las actividades que podrías realizar, y para las que no tendrás otra oportunidad; además de que tu laptop y los libros te quitarán valioso espacio en la maleta.

Los viajes son comodines. Si vas a ocupar las vacaciones para salir a algún lado, disfruta la aventura y olvídate del resto del mundo.

1- Recuerda que, regresando a clases, sólo falta el último jalón

 

No importa que tan largas sean las vacaciones, en la mente de un universitario jamás serán suficientes; especialmente cuando su final indica también el inicio de la época más complicada del semestre: las entregas finales.

Pero no te mortifiques, ten en cuenta que el periodo de descanso fue también un lapso de preparación para esta última etapa. Una vez relajado, descansado, y con todos tus pendientes finalizados, verás que el desenlace del curso es mucho menos tenso de lo que te imaginas.

Además, saber que el semestre está a punto de terminar siempre es una buena motivación para continuar. ¡Usa esto como ventaja y realiza los mejores proyectos!

Al final del día, lo más importante es que te relajes y disfrutes de tu tiempo libre. Ya sea si prefieres quedarte en la ciudad, salir de viaje, o ir de visita a tu lugar de origen, el secreto para unas vacaciones geniales es aprovechar la temporada de descanso, dejar los problemas a un lado, y recordar todas las cosas asombrosas de la vida.

¿Agregarías algún consejo a los que señalamos en esta nota? ¿De qué forma equilibras tareas y descanso durante esta época? ¡Déjanos tus comentarios!

Tags:

Publicaciones Relacionadas

12 JULIO, 2019

AVISO: Documentos de estudiantes de nuevo...

Para quedar oficialmente inscrito en la Escuela Preparatoria de la Universidad La Salle, deberá...

0

12 JULIO, 2019

El origen del día del abogado contado por...

 Los abogados de la Salle somos egresados de una Facultad de Derecho con más 50 años de...

0

8 JULIO, 2019

Convocatoria Bootcamp de Emprendimiento...

La Asociación Mexicana de Universidades Privadas (AMUP), de la cual forma parte La Salle, es un...

0

8 JULIO, 2019

A un año de Tokio 2020

Comienza la cuenta regresiva para los Juegos Olímpicos.           ...

0

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X