Share this post

Gánale a los exámenes finales y vence la precrastinación. Mira estos consejos               

Es un hecho. Uno de los aspectos más complicados en la vida de todo estudiante es arreglárselas para tener a tiempo el exagerado número de entregas finales que se acumulan durante del semestre.

Lo peor de todo es que muchas veces, sin importar cuánto te esfuerces, los días simplemente no alcanzan y acabas por concluir el trabajo en la clase anterior a la entrega, con mechones de cabello en tus manos y al borde de la demencia.

Por ello, en esta ocasión decidimos traerte algunos consejos para vencer a la procrastinación, optimizar tu tiempo de trabajo, y convertir las fechas de entrega en un problema menor.

Date un premio cada cierto tiempo, te lo mereces

 

Una buena forma para mantenerte motivado frente a tareas especialmente complicadas o aburridas –como tener que leer más de 100 páginas para el día siguiente– es ponerte pequeñas metas y recompensarte a ti mism@ cuando llegues a ellas.

Siguiendo con el ejemplo de las 100 páginas, puedes comerte un chocolate (o darle una mordida a tu hamburguesa, o ver un meme) cada 10 páginas leídas. De esta manera, tendrás una buena motivación para seguir adelante, además de que esta práctica crea la ilusión de tener varios trabajos pequeños y sencillos en lugar de uno enorme y difícil.

Si es necesario, toma medidas extremas (apaga el Wi-fi)

 

Especialmente si eres una persona que se distrae muy fácilmente, o si no puedes resistir la tentación de revisar todos los tweets que se suben al momento, posiblemente debas ser un poco drástico en tus medidas para concentrarte, y aislarte por completo mientras estudias.

Trabaja en un ambiente tranquilo –donde hayan los menos distractores posibles– desconecta el internet, pon tu celular en modo avión (o arrójalo por la ventana), y concéntrate al cien en los apuntes frente a ti. Si tu casa no es un buen lugar, siempre puedes utilizar la biblioteca como sitio seguro.

Piensa en un motivo para seguir avanzando

Esta es una excelente práctica cuando tienes algún pendiente que definitivamente no quieres realizar. Anota en un papelito, o en tu mismo archivo de Word, una razón por la que necesitas terminar el trabajo en cuestión.

No necesita ser una motivación profunda y complicada, en realidad, cualquier cosa funciona (incluso un “porque ya me quiero dormir”). El secreto es tener una razón para seguir avanzando, teniendo una motivación te será más fácil terminar y acabarás más rápido.

Utiliza la tecnología a tu favor

Si definitivamente no encuentras avanzar en tus proyectos y sientes que el mundo se te viene encima, puedes descargar una aplicación que te ayude a administrar tu tiempo y tareas con mucha más facilidad.

Por ejemplo, Finish es una aplicación ideal si la procrastinación es tu talón de Aquiles: marca tus tareas realizadas y las archiva para futuras referencias; 2Do organiza tus pendientes conforme códigos de colores para que no te confundas; y FocusBooster organiza tu jornada en bloques de trabajo para optimizar tu día al máximo, además de que te programa descansos para que no te abrumes.

Lo más importante de todo es que recuerdes que eres una persona asombrosa, capaz de anteponerse a cualquier trabajo, sin importar que tan brutal parezca.

¿Te sirvieron estos consejos? ¿Usas alguna de las aplicaciones que mencionamos? ¿Cómo haces tú para organizarte? ¡Déjanos tus comentarios!

Tags:

Publicaciones Relacionadas

24 JUNIO, 2019

Más que profesionistas somos Profesionales...

Clara pero sutil diferencia                   ...

0

24 JUNIO, 2019

Misioneros se alistan para las visitas de...

Buena suerte, misioneros.                   ...

0

21 JUNIO, 2019

¿Por qué La Salle es la mejor elección de...

Además de que aquí conociste a tu crush.               ...

0

17 JUNIO, 2019

Superheroínas y superhéroes lasallistas,...

Porque los lasallistas somos héroes sin capa…           ...

0

Comments

2

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X