Share this post

Como es tradición, en todas las instituciones educativas existen diversas leyendas que hacen referencia a espíritus que deambulan por sus instalaciones. En algunos casos es porque se encontraron huesos al momento de construir los edificios, porque antes eran orfanatos, cementerios, casonas viejas o un sinfín de motivos que pueden ocasionar misteriosas apariciones fantasmales, pero más que pensar en los motivos, en esta ocasión queremos platicarles sobre “Helmut”, el niño de la Facultad Mexicana de Arquitectura, Diseño y Comunicación (FAMADyC) que sin duda ha estado a nuestro lado por varios años y que en ocasiones ha permitido que unos cuantos lo vean frente a frente.

Cuenta José Luis Ramírez, responsable del laboratorio de fotografía, las mil y un travesuras que este fantasma le hace a él y a los alumnos, que van desde aparecer en las fotos de los chicos como una figura etérea, estar “de colado” en las prácticas de revelado mientras los chicos trabajan en el cuarto oscuro haciéndoles creer que es José Luis, o inclusive tocarles la espalda y desaparecer al momento en que los alumnos voltean para ver quien les llama.

Las apariciones no se limitan únicamente al laboratorio de fotografía, también “hay  testigos” de cómo le jaló los pies a un alumno de comunicación en la sala de multimedia contigua al laboratorio o cómo se le ha visto deambulando por los pasillos del edificio y sentarse en las mañanas en las oficinas de los coordinadores, a tal grado que el Arquitecto Francisco Mendiola, una mañana al llegar al área de coordinación, le saludó pensando que era una de sus compañeras que había llegado muy temprano a trabajar, y cuál fue su sorpresa que al no recibir respuesta al saludo de “buenos días”, al voltear a verle el Helmut se había esfumado.

Uno de los testimonios más impresionantes que tenemos es el del Arq. Mendiola y la Arq. Guadalupe Oropeza: “Un día por la tarde al concluir la revisión de unas maquetas, nos disponíamos a bajar del segundo piso por el pasillo que va hacia Ingeniería para utilizar las escaleras que se encuentran frente al baño de mujeres. Al ir platicando, a la vez que caminábamos, un joven viniendo de frente pasó entre nosotros, sin dejar la plática en la que estábamos, absortos volteamos de “reojo” para ver qué alumno era, y cuál fue la sorpresa que al voltear a ver a aquel joven alto, rubio y vestido de blanco se había extinguido, dejándonos atónitos y llenos de cuestionamientos”.

¿Sabías que?

El nombre de Helmut se derivó de “la investigación” que hicieron unas alumnas a través del “Libro Rojo”, y al preguntar cuál era el nombre del fantasma, apareció una letra H y luego la palabra Guillermo, quien resultó ser un supuesto ex alumno del Colegio Alemán que antiguamente correspondía al actual edificio de FAMADyC

Publicaciones Relacionadas

21 MAYO, 2018

ACADEMIA MEXICANA DE BIOÉTICA Universidad...

En la pasada Sesión Ordinaria de la Academia Mexicana de Bioética, que tuvo lugar el jueves 17 de...

0

16 MAYO, 2018

¡Asiste a las XIX Jornadas de Psicología...

¡Checa el programa aquí! —–>XIX JORNADAS DE PSICOLOGÍA HOSPITALARIA

0

23 AGOSTO, 2018

El significado de tu carta a ti mismo

Una de las actividades más destacadas durante tu jornada de bienvenida es la redacción de tu...

0

23 AGOSTO, 2018

Mi intercambio en Vigo, España

Escribir sobre lo que he vivido hasta ahora en mi intercambio en Vigo, España, resulta muy...

0

Comments

OneComentarios

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X