Share this post

  • Hacemos un homenaje a nuestros estudiantes de preparatoria que finalizan su ciclo escolar este mes.                

Son muchas cosas las que vuelven a La Salle extraordinaria. No solo tiene edificios modernos como el Centro de Bienestar o su propia tipografía, sino que cuenta con una de las comunidades más fantásticas de todo el planeta: los preparatorianos.

Los coloquialmente conocidos como “prepos” son únicos, enérgicos y están a punto de terminar su ciclo escolar Por eso, hoy les rendimos un homenaje especial y compartimos todo aquello que los hace increíbles.

Saben poner el ambiente

 

No importa si es la despedida de sexto, el día de la Comunidad o la Noche Colonial, los preparatorianos siempre son el alma de la fiesta. A través de las generaciones han sorprendido a muchos con sus novedosos pasos de baile, su energía al cantar a todo pulmón canciones clásicas y su empeño por disfrutar al máximo toda celebración.

No es de sorprender que sean ellos quienes lideran el paso cuando la tonada de “No rompas más” comienza a sonar en las bocinas de la universidad.

Siempre sabes dónde y cuándo encontrarlos

Entre otras cosas, ser los elementos más jóvenes de la universidad quiere decir que aún están sujetos a horarios específicos. A su vez, esto significa que es fácil deducir en dónde están: siempre que no sean los últimos o primeros diez minutos de una hora, es muy factible que estén tomando clase y si pasan de las 11 de la mañana, seguramente habrá varios grupos en educación física.

Y si hay duda, es increíblemente fácil identificar a un preparatoriano: sólo hay que buscar la playera tipo Polo con el logo de La Salle.

Muy impetuosos y llenos de energía

 

Todo el mundo lo sabe: cuando el timbre de prepa suena, lo mejor es alejarse lo más posible de sus edificios. Es su hora de descanso e interponerse en su camino a las tortas de chilaquiles puede resultar francamente peligroso.

Transitar por Unidad I durante sus múltiples recesos es una de las principales razones por las que su contraparte universitaria relaciona preparatoria con caos.

A pesar de las avalanchas de playeras azules, los chicos de prepa también cuentan con algunas de las mejores cualidades de todo lasallista: son las personas más confiables con las que te podrías encontrar; realizan los mejores proyectos (por ejemplo, la feria de las culturas); y son asombrosamente entusiastas respecto a todas sus ideas.

 

Reinas y reyes del multitasking

 

En los últimos años, muchos hablan de la importancia del multitasking en la vida cotidiana. Pues bien, no existe nadie que domine esta disciplina como los preparatorianos.

Su día se define por clases y materias por montón, cada una con sus exámenes y proyectos particulares; además, sus periodos de evaluación son bastante limitados (de poco menos de un mes cada uno). Esta exigente jornada los vuelve verdaderos expertos en realizar dos –tres, cuatro, o hasta cinco– tareas al mismo tiempo sin descuidar ninguna como los asombrosos entes que son.

Lee también: Prepos o Universitarios: la eterna disputa en La Salle

Son una parte indispensable de la comunidad lasallista

Otro de los aspectos en los que sobresalen los estudiantes preparatorianos es su extraordinaria presencia en muchas de las actividades que conciernen a La Salle: son una pieza fundamental (y parte de la fuerza básica) de las selecciones deportivas; lo dan todo de sí cuando participan en la Estudiantina y el Grupo Encuentro; y son los voluntarios más apasionados en el grupo juvenil de apoyo.

No cabe duda. Sin ellos, La Salle no sería la magnífica institución que es.

Expertos en el antiguo arte de recorrer todo el campus en tiempo récord

 

Unidad Condesa es bastante grande y sus proporciones parecen todavía más colosales cuando sabes que tienes menos de dos minutos para recorrerla entera, pues el primer timbre acaba de sonar, y si no llegas pronto a tu salón, perderás la clase, junto con tu punto de responsabilidad.

Para los preparatorianos, correr contra reloj para llegar puntualmente a clases es parte de la rutina cotidiana; especialmente para aquellos que tienen o tuvieron su salón en el Olimpo, el tercer piso del edificio 1A. Por eso, son duchos y eficaces en lo que se refiere a desafiar las leyes del tiempo-espacio.

Tienen el Indivisa Manent en la sangre

Para finalizar este pequeño homenaje a los chicos y las chicas de prepa, hacemos una mención especial a todas las grandes amistades que se han conformado en el nivel medio superior dentro de La Salle; han sobrevivido estoicamente una vez concluida la etapa preparatoriana.

Se ha comprobado que los amigos hechos en la preparatoria son uno de los vínculos más fuertes en la vida de una persona; y en nuestra universidad esta fraternidad adquiere un sentido muy especial; demuestra una vez más que lo que está unido, permanece.

¿Estás de acuerdo con nuestra selección? Si fuiste o eres un preparatoriano lasallista ¿te identificaste con alguno de los puntos anteriores? ¿Qué otra característica agregarías?

¡Dinos tu opinión en los comentarios!

Publicaciones Relacionadas

12 JULIO, 2019

AVISO: Documentos de estudiantes de nuevo...

Para quedar oficialmente inscrito en la Escuela Preparatoria de la Universidad La Salle, deberá...

0

12 JULIO, 2019

El origen del día del abogado contado por...

 Los abogados de la Salle somos egresados de una Facultad de Derecho con más 50 años de...

0

8 JULIO, 2019

Convocatoria Bootcamp de Emprendimiento...

La Asociación Mexicana de Universidades Privadas (AMUP), de la cual forma parte La Salle, es un...

0

8 JULIO, 2019

A un año de Tokio 2020

Comienza la cuenta regresiva para los Juegos Olímpicos.           ...

0

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X