Share this post

  • A todos nos encanta la Navidad, pero para los lasallistas esta es una de las mejores épocas por más de una razón.

Por la chica de Reims.

Un semestre más terminó, un nuevo periodo de vacaciones comienza y nada podría ser más perfecto. Excepto, quizá, que este término de cursos coincide con la temporada navideña, es decir –y muchas personas estarán de acuerdo– con una de las épocas más geniales de todo el año.

No importa si eres un consagrado fan de la Navidad, o un orgulloso “Grinch” que no quiere saber nada de árboles con lucecitas, estarás de acuerdo en que el periodo vacacional de invierno trae consigo muchas más cosas buenas que puntos en contra, especialmente cuando eres joven, universitario, y tienes frente a ti dos meses enteros de descanso.

Para demostrar lo geniales que son las vacaciones navideñas, traemos una pequeña selección de los aspectos más divertidos, interesantes y únicos que vuelven a esta época el período de descanso predilecto de todo estudiante universitario, y por supuesto, de todo lasallista.

Cuando termina el semestre, la temporada navideña comienza

Un polémico aspecto de la temporada navideña es que las tiendas departamentales insisten en comenzar la celebración antes de tiempo –antes, incluso, que Día de Muertos y, peor aún, que las fiestas patrias–. En algunos casos, esta situación implica que la gente se emocione menos de lo habitual por la Navidad.

Sin embargo, esta circunstancia es un tanto diferente para los universitarios lasallistas. Entre tanta entrega y examen, poco tiempo hay para pensar en otra cosa que no sea la escuela. Por eso, una vez que el semestre finaliza y las vacaciones comienzan, inicia también el momento de dar rienda suelta a todo el espíritu navideño para hacer planes, sacar los empolvados adornos del armario, y reproducir villancicos a más no poder por todos lados.

¿Puente Guadalupe-Reyes? ¿Cómo crees?

 

Antiguamente, en un México no muy lejano, la temporada navideña solía condensarse exclusivamente entre la fiesta dedicada a la Virgen de Guadalupe y el Día de Reyes, pues era el tiempo de posadas y celebraciones de índoles similares. Si bien ahora el mundo es muy diferente y cuenta con una temporada navideña extendida, el período entre el 12 de diciembre y el 6 de enero sigue como referente para saber cuáles son los días de descanso durante el Adviento y la Navidad.

O, al menos, eso sucede en gran parte de las empresas e instituciones. No obstante, una de las ventajas de estar en la universidad son los dos meses ininterrumpidos de vacaciones entre diciembre y la última semana de enero (a menos que tomes intersemestral, en cuyo caso, la cosa cambia un poco). Esto significa que el tiempo de tregua entre los estudiantes y su escuela se extiende mucho más allá del puente Guadalupe-Reyes, así que el término pierde un poco contexto.

Lee también: Las 10 cosas que más vas a extrañar de La Salle y aún no lo sabes

Con los Reyes Magos y Santa Claus, la esperanza es lo último que muere

 

Seguro que cuando eras niño, el Día de Reyes era el más genial del año. ¿Qué podía haber más asombroso y mágico que despertar y tener frente a ti ese juguete que habías esperado ansiosamente por meses, acompañado de la certeza casi irreal de que algún ser fantástico había estado en tu casa? Posiblemente te encontrabas en situación similar si también te traía regalos Santa Claus.

Ahora que eres mayor, probablemente le cediste el privilegio de los regalos mágicos a tus hermanitos o hermanitas, o sencillamente creciste demasiado para que los Reyes Magos continuaran sus visitas.

Pero eso no importa, pues continúa vigente la promesa de tu regalo si fuiste buena persona todo el año. Existe una gran posibilidad de que, después de todos estos años, te vayas a dormir cada 24 de diciembre y 5 de enero con la esperanza de que, al despertar, te encuentres con una mágica sorpresa bajo el árbol o junto a tu zapato.

Cazadores de regalos de Navidad

 

Como mencionamos anteriormente, la época universitaria de vacaciones invernales es excelente para planes navideños; uno de los proyectos esenciales es saber cuál es el regalo perfecto para todos tus amigos o familiares.

Ya sea que gustes de entregar detalles hechos a mano para demostrar que lo importante es hacer las cosas con amor, o que te dediques en cuerpo y alma a rastrear el obsequio perfecto que –tú sabes– la otra persona siempre ha querido, este tiempo vacacional es idóneo para buscar lo necesario para una celebración del 24 de diciembre absolutamente perfecta.

Las celebraciones en familia siempre serán lo mejor del mundo

 

Este es un punto que no necesita mayor explicación. No importa cuánto tiempo pase o qué tanto evoluciones como persona, nada es tan asombroso ni evoca pensamientos o recuerdos tan bonitos como la fiesta de Navidad en compañía de las personas que más quieres en este ancho universo.

Además, son muchos los olores, escenarios y situaciones que traen a la mente el sentimiento particular que inspira la realidad, así que no es de sorprender que el mundo se vuelva un poco loco cada vez que llega diciembre; con él, se acerca también la promesa de un nuevo año, y los mejores festejos para despedir al tiempo que dejamos atrás.

Hasta el ocio y Netflix tienen sus límites

 

Ya hablamos de lo celestial que es tener dos meses de vacaciones para dedicarte a nada más que descansar, comer muchos chocolates y ponerte al día con todas las series que tenías atrasadas en Netflix (cof, cof… en menos de una semana… cof, cof). Pero incluso esta relajante forma de disfrutar de tu tiempo libre tiene un infame lado oscuro.

Aunque es muy genial tener todo el tiempo libre del mundo en tus manos, cuando las celebraciones terminan, el encanto de las vacaciones se pierde; como todos tus planes se centraban en la Navidad, te quedarás sin ideas para aprovechar tu periodo de descanso.

Eventualmente, hasta Netflix se vuelve un tanto repetitivo y, a pesar de que te consta que volver a la escuela supondrá un tormento de nuevos proyectos, exámenes y estrés, empezarás a desear la llegada de una nueva aventura para romper con el aburrimiento y la monotonía de la temporada vacacional.

¿Cuál es tu cosa favorita de las vacaciones de Navidad? ¿Te identificaste con alguna de las situaciones? ¿Existe algún escenario en particular que te indique que la Navidad ya está cerca? ¡Dinos en los comentarios!

Publicaciones Relacionadas

28 DICIEMBRE, 2018

Quiz: Rituales para triunfar en el año...

De acuerdo con tu personalidad, descubre qué ritual te asegurará el éxito para este año nuevo...

0

26 DICIEMBRE, 2018

Peculiares celebraciones internacionales de...

En todo el mundo existen diferentes formas de pasar el año nuevo, unas más peculiares que otras....

0

17 DICIEMBRE, 2018

Buen viaje, estudiantes de intercambio de La...

El CIEL realizó  la Jornada de Despedida para quienes comenzarán su intercambio en alguna...

0

14 DICIEMBRE, 2018

¡Hasta pronto, estudiantes de intercambio!

Concluyó la estadía de estudiantes en La Salle México y el CIEL les dio una despedida al...

0

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X