Share this post

  • Una de las actividades más destacadas durante tu jornada de bienvenida es la redacción de tu carta a ti mismo.
    ¿Pensaste en el impacto que tendrá en ti cuando la vuelvas a leer?

Si recién comenzaste tu proyecto educativo en La Salle, es muy probable que la recuerdes; si estás en semestres más avanzados tal vez venga a tu memoria una o dos cosas; y si ya estás por concluir, seguro quieres recordarla sabiendo que pronto la tendrás de nuevo en tus manos.

Recuerda cuando la elaboraste, transpórtate a la jornada de bienvenida de tu generación. ¿Qué viene a tu mente? ¿Hay alguna persona desconocida que sería muy especial? ¿Recuerdas cómo se escuchó la primera porra al llegar a Casa Tetela? Es casi seguro pensar que estuvieron muy “aguados”, tranquilo, es normal al iniciar; pero qué diferencia con la porra de la foto en las letras ese mismo día.

¿Recuerdas la caminata a ciegas?

Esa carta a ti mismo, oculta bajo el Reloj del Milenio, fue testigo de todas tus transformaciones al interior de Universidad La Salle

Hay una actividad en especial de la que quizá ya te olvidaste, pero fue vital para la escritura de tu carta a ti mismo, la caminata a ciegas. Cuando tenías los ojos vendados y seguías la cuerda que representaba tu tiempo en la universidad pudiste pasar de todo.

Decidiste ayudar o avanzar sólo; descubriste que no todos esquivan los obstáculos de la misma manera; si te soltaste del camino, descubriste que nadie vuelve al mismo sitio de donde salió; te quedaste solo rezagado y querías compañía; te aconsejaron que te soltaras, confiaste y no debías; entre escalones, árboles y postes, a veces el obstáculo fue ir en dirección contraria. ¿Escuchaste lo que te esperaba al final y te soltaste? Tú sabes bien en qué terminó y te consta que no estuvo tan mal.

Después de otros juegos en donde perdieron la pena entre compañeros y de leer las líneas de un egresado lasallista, entonces escribiste tu carta a ti mismo. Si plasmaste tus sueños y metas, al leerla de nuevo esperemos que estén todas cumplidas, si no, sabrás lo difícil que es realizarlas.

Al mirarla de nuevo reconocerás en ella a alguien joven que no tenía ni idea de lo que le esperaba. Es un símbolo de que maduraste, es una oportunidad de recordar, leer y conversar con la persona que eras. Para entonces una parte muy importante del proyecto educativo estará concluida, tus estudios universitarios.

Eso es lo que realmente significa: cambio.

Esa carta, oculta bajo el Reloj del Milenio, te vio pasar por los pasillos de la Universidad y fue testigo de todas tus transformaciones al interior de La Salle. Al leerla compararás el desarrollo de tu visión como nuevo miembro de la comunidad y tu perspectiva como un profesional con valor.

Tags:

Publicaciones Relacionadas

12 JULIO, 2019

AVISO: Documentos de estudiantes de nuevo...

Para quedar oficialmente inscrito en la Escuela Preparatoria de la Universidad La Salle, deberá...

0

12 JULIO, 2019

El origen del día del abogado contado por...

 Los abogados de la Salle somos egresados de una Facultad de Derecho con más 50 años de...

0

8 JULIO, 2019

Convocatoria Bootcamp de Emprendimiento...

La Asociación Mexicana de Universidades Privadas (AMUP), de la cual forma parte La Salle, es un...

0

8 JULIO, 2019

A un año de Tokio 2020

Comienza la cuenta regresiva para los Juegos Olímpicos.           ...

0

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X