Share this post

  • Reflexión del Hno. Roberto Medina Luna Anaya sobre los profesores y la vocación lasallista.                                                                                                                              

Querida Maestra, estimado Maestro:

La celebración del Tricentenario de la Pascua de nuestro Santo Fundador es, para todos los lasallistas, un canto a la vida y una pasión por la educación, como la mejor manera de conmemorar los 300 años del paso a la vida eterna del santo de Reims.

Como herederos de este legado, los lasallistas de hoy tenemos la misión y la responsabilidad de hacer visibles a la sociedad los valores que nos caracterizan, pues más que a un servicio educativo, estamos llamados a ayudar a los jóvenes a encontrar el sentido de la vida y a vivirlo en plenitud.

Hoy como ayer, conscientes de nuestra vocación de ser hombres y mujeres para los demás, resulta fundamental estar atentos a las nuevas pobrezas y a las fragilidades de nuestro mundo promoviendo en nuestros educandos itinerarios formativos acordes a los desafíos actuales. Desde esta perspectiva, se intuye la necesidad de “humanizar la educación”, es decir, transformarla en un proceso en el cual cada persona pueda desarrollar sus actitudes profundas y contribuir así a la edificación de una sociedad nueva donde la aventura de pensar vaya a la par con la de imaginar, ser críticos y participar.

“Humanizar la educación” –en palabras del Papa Francisco- significa poner a la persona al centro de la educación, en un marco de relaciones que constituyen una comunidad viva, interdependiente, unida a un destino común. De este modo es como se cualifica el humanismo solidario.

Dicho de otro modo, se trata de una educación –al mismo tiempo- sólida y abierta, que rompe los muros de la exclusividad, promueve la riqueza y la diversidad de los talentos individuales y extiende el perímetro de la propia aula en cada sector de la experiencia social, donde la educación puede generar solidaridad, comunión y fraternidad.

Al celebrar el Año Jubilar de la Pascua de San Juan Bautista De La Salle, y su proclamación como Patrono Universal de los Educadores, te felicito de corazón y juntos refrendamos nuestro compromiso por generar grandes ideas y forjar futuros posibles.

INDIVISA MANENT

Roberto Medina L. Anaya

Vicerrector de Bienestar y Formación

Publicaciones Relacionadas

24 MAYO, 2019

Reconocen a lasallistas como potenciales...

Expertos destacaron el trabajo transdiciplinario como esencial en el desarrollo de nuevas...

0

23 MAYO, 2019

Lasallista destaca por segundo año entre...

Claudia Jañez fue reconocida por Forbes gracias a su destacada labor en el mundo...

0

23 MAYO, 2019

Así se vivió la Feria Internacional de las...

Estudiantes de la Facultad de Negocios trajeron el ambiente de más de 40 países del mundo. ...

0

21 MAYO, 2019

Una vez lasallista, siempre lasallista:...

Lasallistas de todas generaciones y licenciaturas se reunieron en el tradicional desayuno de...

0

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X