Share this post

Colaboración del Dr. Emiliano Villavicencio Trejo, de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales.                                                          

En el ser humano es natural y quizá a veces hasta necesario aislarse del resto de personas para meditar, para reflexionar o bien para terminar de asimilar cualquier experiencia de la vida cotidiana. El estar consigo mismo puede ser una oportunidad para el crecimiento personal. Sin embargo, el aislamiento puede representar algo patológico cuando es indefinido y comenzamos a perder el contacto con el entorno.

El aislamiento puede tener como consecuencia
la depresión y baja autoestima.

Actualmente, debido a la emergencia sanitaria por el COVID-19 nos encontramos en un aislamiento social obligado. Es importante considerar dos escenarios en este sentido.

1- El aislamiento social obligado puede ser una fuente de ansiedad

Al interrumpir las actividades que cotidianamente llevamos a cabo, podemos experimentar frustración que si no es correctamente canalizada da pauta para comportamientos agresivos y violentos hacia las personas con las que convive día a día.

Por ello es importante cuidar la mente. En estos momentos, los #LasallistasEnCasa deberán cuidar las ideas y fantasías que en estas circunstancias de aislamiento devienen. El encierro puede generar fantasías generalmente catastróficas sobre lo que está ocurriendo y lo que puede suceder a la población, fantasías también sobre la salud propia y de quienes amamos, incluso sobre la muerte.

Alimentar estas fantasías puede terminar en un círculo vicioso ya que estas mismas fantasías pueden ser la fuente de ansiedad también. Entonces, cuidar la mente significa cuidar lo que pensamos, significa no minimizar por supuesto el tema del contagio y tomar seriamente las acciones de cuidado que debemos atender; pero también significa no maximizar desproporcionadamente lo que está ocurriendo con la epidemia.

Para mantener este sentido de realidad es muy recomendable informarnos y consultar en las fuentes adecuadas cuidando la sobreexposición a la información. 

2 – Poner y respetar horarios es de gran ayuda durante el aislamiento social

Si organizamos nuestros tiempos y desde casa dedicamos momentos para el trabajo o la escuela, para la estimulación intelectual, para la convivencia familiar y para el ocio, el tiempo de encierro nos resultará más llevadero.

Podemos ver estos momentos de aislamiento como una oportunidad para hacer aquello en casa que tenemos pendiente y que por nuestras actividades cotidianas solemos postergar. Es tiempo de, por ejemplo, pintar nuestra recámara, arreglar el librero… y si también aprovechamos esto como una oportunidad para estar con los nuestros, platicar con la familia, pasar el rato juntos, podremos tener la oportunidad de reencontrarnos con aquellos con los que convivimos.

Tags:

Publicaciones Relacionadas

3 JULIO, 2020

Lasallista gana concurso del MIT con...

Su iniciativa ayuda al comercio informal a resistir los estragos durante la pandemia en...

0

19 JUNIO, 2020

Pese a crisis, mexicanos ahorran para su...

Medio: La Jornada  Especialista: Mtra. Elvira Méndez / FN Tema: ” Pese a crisis, mexicanos...

0

9 JUNIO, 2020

Fotogalería: Hno. César Rangel en la...

                           ...

1

9 JUNIO, 2020

El trabajo del Hno. César por el...

                           ...

0

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X