Share this post

Recordamos la trayectoria y el legado del rector que transformó nuestra casa de estudios.                                                             

Miles de lasallistas en México y el mundo celebramos la vida y legado del Dr. Lucio Tazzer De Schrijver, fsc, quien ha sido llamado a la presencia de Dios este jueves, a los 89 años. Su vocación de educador, compromiso con la misión y animación visionaria, transformaron la vida de muchas generaciones. Como rector de la Universidad La Salle México, de 1991 al 2000, impulsó nuestra proyección internacional, así como el crecimiento del campus y la acreditación ante FIMPES, el organismo que agrupa a las principales instituciones educativas privadas del país.

Lucio Augusto Tazzer De Schrijver, nació en enero de 1935 en la Ciudad de México. A los 13 años, en 1948, comenzó su formación como Hermano lasallista y concluyó el Noviciado en 1953 con la emisión de sus primeros votos. Destacan sus estudios en la Normal Primaria en el Colegio Cristobal Colón; las licenciaturas en Literatura y Física por la Normal Superior Benavente; y en Teología por la Universidad de Letrán, en Roma; así como la Maestría en Docencia Universitaria en La Salle México.

Su trayectoria como docente comenzó en el Colegio Benavente, donde por once años consecutivos, de 1955 a 1966, impartió clases en el nivel primaria. Esta institución tiene un significado especial en su trayectoria, pues fue aquí donde emitió los Votos Perpetuos en 1960 y también fue nombrado Director de 1970 a 1974. 

Impulsó la transformación de La Salle México

En 1974 llegó a la Universidad La Salle México, como docente de asignatura en Humanidades y director del Centro de Pedagogía. Posteriormente, fue secretario Académico de la Escuela Preparatoria y director entre los años 1981 a 1984. Fue designado vicerrector de la Universidad de 1984 a 1988, para luego ser nombrado director de la secundaria Simón Bolívar por un periodo de tres años.

En 1991 regresó a  como rector a nuestra universidad, puesto que ocupó hasta el año 2000. Su gestión se caracterizó por la proyección internacional, el impulso académico y el crecimiento del campus; así como por su apoyo a la expansión de las instituciones lasallistas en otros estados de la República.

Entre las diversas obras que llevó a cabo, se encuentran la construcción de dos estacionamientos, la conclusión de la Unidad II y la Casa Rosa, la Facultad Mexicana de Medicina, el Teatro de La Salle; la remodelación de la Torre Administrativa, entre otras.

Por otra parte, fundó la licenciatura en Ingeniería Industrial e impulsó la creación de ocho maestrías. Inauguró la Vicerrectoría de Formación y en 1995 inició el laboratorio de Hidroponia en Santa Lucía en conjunto con la Dirección de Posgrado e Investigación y la Escuela de Ciencias Químicas. En 1993, contribuyó a elevar a rango de Facultad a la entonces Escuela Mexicana de Medicina y dio gran impulso a la investigación y a la acreditación de la Universidad ante FIMPES.

Asimismo, apoyó la apertura de las sedes de la Universidad La Salle: Cuernavaca, Cancún, Morelia, Ciudad Obregón y Pachuca, a las cuales acompañó en su crecimiento y desarrollo, hasta lograr su consolidación.

Su legado a la obra lasallista

Al término de su rectorado cursó el programa de espiritualidad, CIL (Centro Internacional Lasallista), en Roma y fue nombrado director General del Colegio Cristóbal Colón de Lomas Verdes, del año 2001 al 2005.

Del 2005 al 2011 se desempeñó como Hno. Visitador, donde uno de sus grandes logros fue la integración de los Distritos Antillas y México Sur, que agrupa las obras lasallistas del sur del país, así como las de Cuba, Haití y República Dominicana.

En 2011 fue nombrado director de la Comunidad de Hermanos, cargo que desempeñó hasta el 2019. También fue Asesor de Rectoría en la Junta y Consejos de Gobierno de las Universidades La Salle, Ciudad de México y Nezahualcóyotl como miembro; y en Pachuca, Cancún y Morelia como presidente, hasta el 2020. 

En 2022 nuestra casa de estudios lo nombró Dr. Honoris Causa por su adhesión y compromiso con la misión educativa lasallista, por su animación visionaria de diversas instituciones, por promover la vinculación, nacional e internacional de la Misión con los sectores educativo, empresarial, social y gubernamental, y por fundar la Academia Mexicana de Bioética.

Por su notable labor, La Salle México lo distinguió con la medalla San Juan Bautista de La Salle. Por su parte, la Universidad de Saint Mary’s en Minnesota, le otorgó el Doctorado Honoris Causa en Liderazgo Educativo; y la Universidad de las Américas, Ciudad de México, lo nombró Doctor Honoris Causa en Humanidades. Entre sus distinciones también figura la Cruz de la Orden Mexicana del Derecho, Cultura y Paz de la Academia Mexicana de Derecho Internacional; así como su nombramiento como miembro de la Academia de Derecho Internacional. 

Como comunidad, elevamos a Dios nuestras oraciones en agradecimiento por su vida y obra, confiados que ya goza de la plenitud de la vida eterna.

Publicaciones Relacionadas

11 JULIO, 2024

Lasallistas ganan segundo y tercer lugar en...

Sus proyectos detectan a aquellos agentes que agravan el asma, para lograr una mejor calidad de...

0

29 JUNIO, 2024

El Principito visita el asteroide LS-1962

En uno de sus viajes por el universo, el Principito llegó a un pequeño asteroide llamado LS-1962.

0

27 JUNIO, 2024

Elevamos nuestras oraciones por el sensible...

Mensaje del rector de la Universidad La Salle.             ...

0

26 JUNIO, 2024

HUMANXS: 15 consejos que generan espacios...

Como docentes, personas administrativas, padres o madres de familia tenemos una responsabilidad...

0

Comments

3

  • Mónica Leticia González Estrada

    Tuve el honor de conocerlo cuando fue Vicerrector de la Universidad La Salle, un fuerte abrazo a todos los que lo recordamos con cariño, sin duda una gran inspiración para todos nosotros, Descanse en Paz

    Responder
  • Y siendo tan importante y tan querido, la envidia le alcanza hasta en la muerte, que lo velan en un pueblo con horarios restringidos, donde no todos podemos llegar? Lucio merece un mejor velorio y una despedida como el gran personaje que fue!

    Responder
  • eduardo Alonso

    hay que recordar el evento del estudiante y la rama del árbol en el simón bolívar. a mi y a 1300 alumnos, nos formo la disciplina y el carácter. jamás maltrataremos una planta después de eso. un gran maestro de vida.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.