Share this post

Medio: Reporte Índigo

Especialista: Mtra. Norma Soto Castañeda / FN

Tema:  “Justicia para la Latifa

  • Tras tres años sin saber su paradero, Latifa Bint Mohammed, hija del primer ministro de Emiratos Árabes Unidos, reveló estar como rehén en una casa llena de seguridad, un aviso que podría poner en discordia la imagen de su padre si no se comprueba su bienestar

La salud y seguridad de Latifa Bint Mohammed son inciertas. Después de darse a conocer que la hija del primer ministro de Emiratos Árabes Unidos (EAU) era rehén de su propio padre, los focos internacionales voltearon a verla para preguntar sobre su paradero y estabilidad.

A través de un video publicado por el programa Panorama, de la BBC de Inglaterra, se ve a Latifa arrinconada entre dos paredes, un sitio en el que, según ella misma relató, era un baño en el que estaba encerrada.

“Estoy en una casa, soy rehén y esta casa se ha convertido en una prisión. Todas las ventanas están cerradas con rejas, no puedo abrir ninguna. Hay cinco policías afuera y dos más adentro (…) No sé cuándo seré liberada y cuáles serán mis condiciones cuando eso suceda”, detalló la mujer de 35 años.

Al conocer esta declaración, una de las primeras voces que apareció fue la de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, asegurando que suscitará estas revelaciones con EAU.

Por otra parte, el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, compartió que la gente quería ver que Latifa estuviera bien, con vida.

“La gente solo a nivel humano quiere ver que ella está viva y bien. Por supuesto, eso es un instinto natural y ciertamente lo agradeceríamos”, aseguró Raab, con el propósito de que el emir Mohammed bin Rashid Al Maktoum demuestre la estabilidad de su hija.

Asimismo, el primer ministro Boris Johnson enfatizó que este es un tema preocupante del cual estará a cargo la Comisión de Derechos Humanos de la ONU para estudiarlo y ver lo que sigue. De acuerdo con Dora Isabel González Ayala, internacionalista de la FES Acatlán, este asunto podría decirse que ya se salió de su lugar, pues de haber sido tal vez un problema interno, ya se volvió un asunto bilateral en el caso de Reino Unido, y de cuestión global con la intervención de las Naciones Unidas.

El video más reciente de Latifa fue dado a conocer tres años después de que la joven fuera detenida tras intentar salir de su país y escapar de su familia a través de un bote de una de sus amigas Otro intento de escape ya lo había llevado a cabo en 2002, cuando tenía 16 años. Sin embargo, como había pasado con una de sus hermanas mayores, tras frenar su intención fue recluída en su país por tres años.

Una imagen dañada Tras el primer intento de huida y detención de su hija Latifa en 2002, el primer ministro Al Maktoum realmente no tuvo represiones en su contra o señalamientos que terminaran con su posición social.

Sin embargo, tras las separación, huida, y demandas de su última exesposa, la princesa Haya Bint Al Husein, así como los más recientes videos de Latifa, esto puede causar estragos en su imagen, en la ilusión de uno de los personajes más adinerados de todo el mundo y amigo de la familia real británica.

“Algo sorprendente es cómo una persona como el primer ministro, siendo alguien que construyó por mucho tiempo un gran papel de Emiratos Árabes Unidos libre, con gran riqueza y aportaciones turísticas, por un descuido o una serie de malas decisiones de cuestiones internas y por no saber lidiar con ellas, eso termine afectando muchísimo a su imagen”, resalta la académica.

De igual manera, un problema que podría tener es hacer frente a la buena relación que ya estaba manteniendo con Reino Unido, pues además de venderle caballos de carreras al gobierno británico, se le había visto muy bien relacionado con la reina Isabel II.

Ante ello, la maestra Norma Soto Castañeda, internacionalista de la Universidad La Salle, asegura que el papel que ha tenido la administración británica ha sido clara en el sentido de manifestarse por la hija del emir, pero también muy cautelosa, debido a las inversiones que tiene con ellos.

Así, la especialista admite que la mejor vía para calmar el escenario internacional es que el primer ministro dé a conocer las pruebas de que su hija está bien, estable, y esperar las acciones que se decidan tomar en Naciones Unidas para tratar de liberar a Latifa.

“Esto le va a disminuir al emir su capacidad de influencia, a menos de que tome decisiones más prudentes que por lo menos lo dejen en un punto más respetable”, asegura por su parte González Ayala #FreeLatifa Luego de la detención de Latifa en 2018, Tiina Jauhiainen, una de sus amigas, junto a otros representantes legales, lanzaron la campaña #FreeLatifa, a través de la cual exigen que la hija del emir sea libre de viajar al país de su elección, libre de tortura, abuso, y pueda relacionarse con cualquier persona y abogados que ella elija.

“Además, exigimos este derecho a todas las mujeres de EAU (…) Los derechos personales, en particular los derechos de las mujeres, seguirán siendo pisoteados si Latifa no es liberada”, se lee en la página de la campaña.

Asimismo, tienen una petición en change.org. En cuanto logren llegar las 35 mil firmas, esperan llevar la propuesta a los respectivos gobiernos y a la comunidad internacional para exigir la liberación de la princesa Mohammed.

Publicaciones Relacionadas

26 FEBRERO, 2021

Advierten un sexenio perdido en materia de...

Medio: 24 Horas    Especialista: Dr. Carlos Alberto Jiménez Bandala / FN Tema: ...

0

26 FEBRERO, 2021

Facilita despojos ola de intestados

Medio: El Reforma   Especialista: Mtro. Héctor Segovia / FD Tema:  “Facilita despojos ola...

0

25 FEBRERO, 2021

Las otras epidemias

Medio: Excélsior  Especialista: Dr. Felipe Gaytán / FHYCS Tema:  “Las otras epidemias”...

0

25 FEBRERO, 2021

Así será la reapertura de laboratorios en...

Medio: Reforma  Especialista: Institucional  Tema:  “Así será la reapertura de laboratorios...

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X