Share this post

La Dra. Benítez desarrolla una metodología sostenible capaz de eliminar las sustancias que persisten al tratamiento convencional.                            

La Salle desarrolla tecnologías sostenibles que aprovechan la energía solar para el tratamiento de contaminantes emergentes en el agua. La Dra. Adriana Benítez, investigadora de la universidad, pretende que, a través de esta metodología, el recurso natural se pueda reutilizar para un riego que no afecte a los alimentos e, incluso, repotabilizarlo en su totalidad. 

Los químicos de cosméticos, cremas, shampoos, medicamentos, detergentes, entre otros productos que utilizamos en la vida cotidiana, llegan al agua y la contaminan por actividades como lavarnos las manos, bañarnos o ir al sanitario. Estos residuos son capaces de resistir los tratamientos convencionales de agua, afectando a las especies que habitan los sistemas acuosos y a nosotros mismos.

Sumado a la problemática anterior, cabe recordar que sólo 2.7% del agua total del planeta es dulce y que, según la ONU, una de cada tres personas no tiene acceso a agua potable salubre. Es por esto que las y los investigadores de la Universidad La Salle elaboran investigaciones que contribuyen a solucionar dicha problemática socioambiental, incluida como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030: garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

El proyecto Tratamiento de contaminantes emergentes en agua utilizando óxidos metálicos nanoestructurados como fotocatalizadores, de la Dra. Benítez, se ha gestado en las instalaciones de la Facultad de Ciencias Químicas a lo largo de cuatro años. Durante este periodo de tiempo, las y los involucrados en la investigación, han elaborado los materiales que ayudan a la fotodegradación. 

“Lo que es muy prometedor de las metodologías que desarrollamos, es que la energía que necesitan para activar el proceso es la del sol, lo que lo hace un proceso sostenible, además, los materiales que sintetizamos son sustancias sólidas que se pueden soportar sobre una superficie. Asimismo, los productos de esa degradación son sustancias inocuas para el ser humano; pues los contaminantes suelen convertirse en agua, dióxido de carbono y otras moléculas pequeñas que no representan un daño”, mencionó la Dra. Benítez.

Te podría interesar: Lasallista revoluciona el campo de la salud con investigaciones sobre células madre

Al momento, esta tecnología ha sido testeada con éxito en colorantes y se encuentra en fase de pruebas con fármacos. La siguiente etapa consistirá en realizar un muestreo de las aguas provenientes de la zona lacustre de Xochimilco y la zona chinampera, “donde ya se han detectado concentraciones importantes de hormonas, cafeína, antibióticos y antiinflamatorios”.

De acuerdo con la especialista, estudios en Argentina muestran que existe una acumulación de fármacos en tejido adiposo, o grasa corporal, debido al inadecuado proceso de descontaminación del agua.

“Por ahora no es un problema de salud pública porque no sabemos los efectos a largo alcance que tiene estar consumiendo agua (impregnada) con sustancias químicas. También un estudio de los últimos meses de la revista Nature demostró que ya hay mujeres que están lactando a niños con micro plásticos, una contaminación emergente. Cuando desechamos de sustancias plásticas en el mar y a otros ecosistemas, estas los erosionan y se hacen tan chiquitos que lo consumen los peces y nosotros, al comer pescado, también estamos consumiendo microplásticos”.

El proyecto de la Universidad La Salle tiene el potencial de trasladarse al sector industrial, agropecuario, ganadero y, debido a la accesibilidad de los materiales y a la energía solar, también podría consumirse de manera casera a través de microplantas.

La investigadora también resaltó el propósito del proyecto de hacer conciencia en la población para un consumo responsable de los productos que utilizamos, como cosméticos o fármacos, a partir de la difusión de las consecuencias de la exposición a ciertas sustancias, como los parabenos por citar un ejemplo.

Publicaciones Relacionadas

14 JUNIO, 2024

El panorama de la educación en México...

La Dra. Bertha Fortoul, Especialista La Salle, opina sobre las grandes ausencias en el proyecto...

0

11 JUNIO, 2024

De residuos metalúrgicos a...

Las estudiantes de Ingeniería Ambiental ganaron el reconocimiento Mejores prácticas de servicio...

0

10 JUNIO, 2024

Recibe La Salle reconocimiento como espacio...

Conoce las acciones de la universidad para fomentar una vida saludable.       ...

0

6 JUNIO, 2024

Desayuno alumniLaSalle 2024: renovación de...

Un evento impregnado de unión, nostalgia y gratitud.           ...

0

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.